Compartir:

Si están leyendo esto es porque seguramente conocen a Dog Dog Encaminando a tu Perro y son miembros de este único Club Canino en Guadalajara. Mis perros y yo  llegamos a Dog Dog por recomendación de una amiga, acudí a ellos hace cuatro años con la necesidad de dejar a mis chuchos  hospedados por unos días, no creí que en ese entonces que Dog Dog sería parte de mi vida.

El servicio de hotel y guardería ciertamente son algo a lo que he recurrido con frecuencia, pero en estos años hemos vivido la experiencia Dog Dog mucho más  allá. Como parte de este Club  Canino, mis perros y yo hemos conocido y convivido con otras familias  perrunas. Dog Dog nos ha llevado a picnics en el parque, con actividades muy divertidas para todos, controladas y guiadas por los expertos cuidadores y coaches caninos; a cada perro le dieron un lunch  box con premios y comida  especial. Todo muy cuidado. También con Dog  Dog conocimos el Bosque  Centinela y El Diente, ¡jamás me habría animado a ir yo sola con mis perros! Los amigos de Dog  Dog resultaron ser también excelentes  guías en la naturaleza, nos llevaron por rutas  padrísimas y muy seguras para humanos y perros.

Aunque mis perros aman los espacios  abiertos y la naturaleza, la verdad es que yo soy una florecita de asfalto. Por suerte, Dog  Dog también ha organizado  reuniones, pláticas, desayunos y convivencias en restaurantes  Pet Friendly en la ciudad. ¡Yo me apunto a todo! Resulta muy enriquecedor  convivir con otras personas que están igualmente  involucradas en vivir con su perro, no solamente tenerlo. Esta filosofía nos ha enseñado  Dog  Dog y la he hecho parte de mi vida a lo largo de los años en el club.

hank

Pero la conciencia de Dog  Dog  no  para en estas actividades, el otro día cuando llevaba a mis perros a hotel, me encontré con varios  chicos con el uniforme, que estaban recogiendo  basura en la calle. Dejé a mis perros en recepción y pregunte por esta actividad. Me sorprendí  agradablemente cuando me explicaron que ellos  realizan  brigadas de limpieza de las calles de manera  periódica. No había coincidido  antes, pero lo hacen cada tercer  día y recorren las cuadras  aledañas a Dog Dog. Aunque los paseadores siempre recogen las heces de los perros de su grupo, la realidad es que aún hay mucha  gente que por negligencia o descuido  dejan las heces de sus perros en las calles. Pues ellos concientes de esto, decidieron hace tiempo poner el ejemplo y hacer brigadas de limpieza de calles, recogiendo  heces olvidadas y cuanta basura se topen en el camino. ¡Qué tal! Apuesto que ustedes  tampoco  sabían esto.

brigada

Así que con mucho  orgullo puedo decir que mis perros son miembros de este maravilloso  Club  Canino. Hemos aprendido  mucho, hemos hecho amigos  humanos y  caninos  nuevos; hicimos nuevas aventuras al aire libre y encontramos  lugares pet friendly donde nos han atendido  fantásticamente. Mis perros tuvieron fiestas de cumpleaños, pijamadas, albercadas y hasta intercambio  navideño. Además, descubrí que tienen conciencia  social y se preocupan por la imagen de las calles. ¿Qué más se puede pedir? ¡Gracias Dog Dog! Tenemos camino con ustedes para largo.

Aranza Alvarado

cumple

Compartir: