Compartir:

5:00 am, mi mamá nos despierta muy temprano, pues en poco tiempo tenemos que estar en la guardería canina para que ella pueda ir a su trabajo.

Observo cómo se lava sus dientes, se peina y se pone guapa, la verdad es que no necesita nada de eso, ella es hermosa. No entiendo a los humanos, ni por qué nos llevan a nosotros a arreglarnos tanto también, en fin, así la quiero y la dejo que me ponga toda la ropita que quiere.

Muy temprano llegamos a Dog Dog, son apenas las 6:30 am. Por suerte tengo un par de compañeros que llegan tan temprano como yo. Comenzamos a corretearnos en el jardín y a intercambiar algunos olores, para saber qué hicimos el día anterior.

guarderia_canina01

Más tarde nuestros demás amigos comienzan a llegar, y mientras todos los de la guardería jugamos, los perros de hotel salen a su paseo sanitario. Al regresar comienza la hora del desayuno… mi parte favorita del día.

Algunos de mis compañeros nunca quieren comer toda su comida, no los entiendo, ¡es tan rico comer!, mis maestros hacen todo lo posible porque coman, incluso les ponen algo a su comida para que sea más apetitosa…¡algún día haré un pancho y no la comeré para saber qué es eso que ponen a su plato!

…lo siento, me quedé dormido un rato, siempre me da sueño después de comer. Pero ya llegó la hora de pasear, otro de mis momentos favoritos del día. Me encanta explorar los árboles, dejar mi marca en cada uno, oler el paso de otros perritos y enterarme de los chismes de la colonia.

Al regresar, me gusta tomarme otra siesta, sin embargo, hoy tocó que que viniera Valentín, unos de mis mejores amigos, él nunca se agota, y me invita a jugar, entonces yo decido hacerle segunda, y aprovechamos que es día de alberca para mojarnos y salpicar a todos los demás. Nos encanta sumergirnos en el agua y luego salir corriendo a toda velocidad.

guarderia_canina02

La maestra saca una pelota y todos corremos tras de ella, luego saca las galletas y nos hace recorrer todos los juegos del agility, y más tarde nos pide que hagamos cosas como sentarnos, echarnos o algunos otros trucos para aprender nuevas cosas. Me encanta cuando nos tienen a todos en círculo, porque el que dura más tiempo quieto es el primero en llevarse un premio. ¡Casi siempre gano yo!

Así son los días aquí, entre juego, descanso, travesuras y nuevas cosas por aprender nunca me aburro. Mi parte favorita es que todos los días hay un nuevo compañero que conocer, algunas veces son grandes, otras pequeños, la ventaja es que siempre me tocan perros que me caen bien, a los que son más corajudos no los dejan entrar a mi grupo hasta que se rehabilitan…o algo así he escuchado. Espero conocerlos algún día también a ellos, como a Lucas, que antes de dejarlo incluirse a mi grupo, pasó por un programa especial de trabajo o al menos eso me cuenta.

¡Ay… ya llegó mi mami! Estoy muy feliz porque llegó la hora de contarle todo, de darle lengüetazos y acurrucarme en sus brazos, porque tanto ella como yo estamos agotados.

Ojalá algún día vengas a conocernos, ¡nos gusta que entren nuevas personas y perros, siempre traen olores muy interesantes! Mi parte favorita es cuando les huelo los pies porque me dice por donde anduvieron.

¡A descansar que mañana, será otro día en mi guardería canina favorita!

Compartir: