Compartir:

Una de las implicaciones de hospedar a tu perro en un hotel canino es que al volver a casa probablemente presente diversos cambios en su estado de ánimo, temperamento o hábitos, esto es normal ya que durante su estancia en el hotel canino tu perro experimentó modificaciones en su entorno, convivencia, rutina alimenticia y en general en sus actividades físicas y cognitivas.

El cerebro canino no es tan complejo como el de los humanos, y aunque el perro la haya pasado muy bien vacacionando en un hotel perruno, estas modificaciones a su dinámica habitual pueden provocar estrés o baja de defensas, que a su vez pueden desencadenar alguna anomalía en su salud o cambios en su comportamiento. A continuación te presentamos los más comunes:

  • Enfermedades del sistema digestivo: La convivencia con más perros o el olisquear diversos rincones o residuos de la calle durante el paseo aumenta las probabilidades de que tu perro contraiga algún parásito. Desparasitar a tu perro ayuda, pero no lo hace 100% inmune. Si acudes con tu veterinario oportunamente, esto no representará mayor problema para tu perro.
  • Agotamiento: Al volver a casa es normal que lo notes cansado o menos activo de lo por algunos días, también puede presentar falta de apetito. Esto es natural ya que en los hoteles, los perros tienen al menos el doble de actividad que en casa. No sólo física, mediante los paseos y demás ejercicios, sino también cognitiva ya que estar en compañía de otros perros, jugando u olisqueando nuevos rincones, también implica una actividad que lo hace pensar y lo cansa mentalmente.
  • Más enérgico: De acuerdo a su temperamento, también existe la posibilidad de que lo encuentres más activo que antes, ya que mejoró su condición física, se adaptó a una rutina más nutrida de ejercicio, conoció a otros perros, desarrolló su inteligencia, aprendió nuevas experiencias que le resultaron interesantes, por ejemplo marcaje, ser más curioso con los olores, etcétera.
  • Mejor portado: No todo es malo, recuerda que los perros tienen la capacidad de aprender cosas nuevas en cualquier momento de su vida por lo que hospedarse en un hotel canino también puede representar una oportunidad para que tu perro aprenda reglas básicas de obediencia y etiqueta canina, sobre todo si se trató de una estancia prolongada. El buen comportamiento también está estrechamente relacionado el ejercicio físico y cognitivo, clave para tener un perro más equilibrado.

Si tu caso se asemeja al del último párrafo te invitamos a conservar esta rutina y sus beneficios a través de la guardería educativa; si por el contrario, quieres reducir el impacto que vive tu perro al separarse de ti y convivir con otros perros y personas en diferentes contextos, pide tu cita gratuita con un coach para que te hable de los talleres y programas personalizados que tenemos para enseñarlos a ser el mejor equipo perro-humano.

Compartir: