Compartir:

Para los humanos hacer crecer a la familia puede ser todo un reto, ya sea que decidamos darle la bienvenida a un bebé, aumentemos el tamaño de la manada con un nuevo can o nos sintamos listos para tener nuestro primer amigo peludo en casa. En este último caso, es común que la primera elección de compra o adopción sea la de llevar a casa un cachorro, pues se tiene la creencia de que un perro joven es más fácil de educar que uno adulto (aunque éste no siempre sea el caso).

La realidad es que tener un cachorro puede llegar a ser todo un reto que sin la asesoría adecuada se puede transformar en un caos, manifestado en malos hábitos que van desde morder cosas que lo pueden poner en riesgo de intoxicación, hasta conductas indeseadas como no delimitar un lugar especial para hacer sus necesidades, agresividad, actitudes posesivas, destruir cosas, ansiedad, miedos, entre otras, que a la postre definirán la perronalidad del can en su edad adulta y que de prevalecer serán más difíciles de corregir con el tiempo.

Un dato importante es que la educación en cachorros puede comenzar desde los 2 meses de edad y a diferencia de lo que muchos creen, éste es capaz de aprender, retener y aplicar los conocimientos enseñados desde muy corta edad.

En Dog Dog sabemos que guiar sus pasos desde el principio es fundamental para crear una mejor relación con nuestro mejor amigo peludo, pues de no atenderse apropiadamente la educación del cachorro, lo que comienza como la comezón dental producida por la muda de dientes puede convertirse en un perro adulto que muerde cosas, y una mala dirección en la ubicación para hacer sus necesidades puede derivar en un cánido confundido, regañado y frustrado. Por este motivo ofrecemos talleres personalizados para cánidos de 2 a 4 meses de edad y de 5 a 10 meses de edad respectivamente.

Además, nuestra guardería educativa le dará la oportunidad de socializar con otros amigos, aprender de canes más experimentados, pasear y divertirse, tras lo que nuestros expertos en etología canina harán un reporte detallado para su humano, con el fin de que aprenda más sobre su cachorro y qué actividades son recomendadas para su desarrollo personal.

Sin duda crecer es duro hasta para nuestros amigos caninos, pero con ayuda de los expertos, puede ser una gran experiencia que te ayudará a hacer un super equipo con tu cachorro. Así que ¡no te confíes! recuerda que mientras menos esperemos para corregir las conductas negativas, mejores resultados tendremos en nuestro perro adulto y a la larga nos ahorraremos tiempo, esfuerzo y dinero al prevenir comportamientos inadecuados ¡Escríbenos a [email protected] y conoce las ventajas de formar parte de Dog Dog!

 

Compartir: