Compartir:

“No entiendo por qué mi perro hace esto”, ¿te suena familiar? 9 de cada 10 humanos pasamos por esta preocupación cuando tenemos un perro en casa.

El mal comportamiento en nuestros perros aparece normalmente pasando los primeros 5-6 meses, cuando el perro comienza a explorar el mundo por sí solo, empieza a dormir un poco menos ya que necesita desgastar su energía, y sus necesidades naturales como cazar y encontrar su lugar en la manada se vuelven una prioridad para él.

Y la cosa no acaba ahí, cuando comienzan a crecer, el desarrollo hormonal ayuda un poco más a que el perro requiera saciar sus necesidades naturales. Comienzan a marcar territorio, apropiarse de ciertos espacios, levantar la pata, hacer hoyos, ponernos la pata encima (como si nos pidieran algo), ladrarnos para demandar atención, entre otras acciones que el perro descubre pueden ser útiles para lograr algo.

¿Sabías que todo esto es parte natural de un perro? Y en realidad si no vivieran en una ciudad, y estuvieran sueltos en alguna pradera, nada de lo anterior sería molesto. Pero como nuestros perros no viven en un pradera, y queremos conservarlos a nuestro lado sin que afecten demasiado nuestras vidas, algo tenemos que hacer para arreglar esto y evitar que todo se salga de control.

¿Te gustaría saber cómo solucionarlo? Te invitamos a solicitar una cita con nuestros coaches para conocer los diferentes programas de educación y adiestramiento.

Compartir: