Compartir:

Si ya te percataste de que al llegar a casa tu perro te lame todo el brazo o que se lame él mismo, tu inseparable amigo puede sufrir de lo que muchos han llamado “Síndrome de Amor Incondicional”.

Si sufres como yo que en cualquier descuido ya tienes a tu mejor amigo peludo lamiéndote la mano o hasta el codo, aquí te presento algunos motivos por los cuales le encantas a tu querido cánido:

  1. Tienes buen sabor. No te preocupes, no te va a arrancar el brazo de una mordida. Algunos perros tienen predilección por lo salado; así que si te lame después de haber hecho ejercicio, se debe a que le gusta tu solución salina.
  2. Lamer por ansiedad. Muchos de nuestros peludos tienen energía acumulada, lo cual les provoca ansiedad, y para disminuirla se necesita por lo menos un paseo al día para que tu fiel compañero pueda oler y distraerse fuera de casa. ¿No tienes tiempo? No te preocupes, en Dog Dog contamos con servicio de paseos y podemos hacerte un plan a tu medida
  3. Te ama. Así como lo leíste: sufre de amor incondicional. Esto no significa que si tu perro no te lame la mano al llegar a casa no te quiera. Se ha dicho que pueden llegar a querer tanto a un ser humano, que sienten y les duele su tristeza. Así que si tu mejor amigo peludo lame tu mano, tu brazo o hasta tu codo, ¡siéntete feliz! Eres amado.

Simplemente todo su amor lo deposita en ti y buscará la manera de complacerte, aunque eso signifique que te tenga que lamer todo el día.

Si encuentras que tu perro tiene conductas que te desconciertan como que mastica la pared u otras, acércate a nosotros en donde con gusto podremos asesorarte. Para más información da clic aquí.

Belem Rivera Lazo 

 

 

Compartir: