Compartir:

SI tu perro ingiere, lame o mastica basura, pasto, piedras, paredes, heces, entre otros, es momento de que leas este artículo, conozcas las causas y tomes acciones inmediatas para solucionarlo. Aquí te decimos por dónde empezar.
La PICA es un tipo de fagia que consiste en un trastorno de la ingestión y conducta alimentaria. Es un trastorno alimentario en el que existe un deseo irresistible de comer o lamer sustancias no nutritivas y poco usuales como tierra, yeso, virutas de la pintura, almidón, pegamento, moho, cenizas de cigarrillo, papel, pasto, o cualquier otra cosa que no tiene ningún valor alimenticio.

Dependiendo del tipo de alimento o sustancia ingerida, la fagia recibe un nombre específico. La severidad del trastorno y las cosas que desea ingerir varían en función de la condición psicológica-fisiológica del perro. Estos son algunas fagias comunes en los perros:

  • Coprofagia (ingestión de excremento)
  • Geofagia (ingestión de tierra)
  • Litofagia (ingestión de piedras)
  • Pagofagia (ingestión de hielo)
  • Tricofagia (ingestión de cabello o lana)
  • Luludofagia (ingestión de flores)

La PICA puede estar regida por desórdenes neuropsicológicos o fisiológicos. Estudios clínicos la relacionan con falta de hierro y zinc principalmente, sin embargo la PICA no está ligada únicamente a deficiencias nutricionales, existen otras causas que pueden ocasionar este comportamiento molesto y riesgoso. Conócelas

  • Causas neuropsicológicas: derivan del estrés. Cuando los perros no son capaces de encontrar respuestas a sus necesidades, las sacian con conductas impropias. Otro de los motivos del estrés puede ser el entorno, aburrimiento, falta de trabajo mental o cognitivo, carencia de gestión emocional.
  • Causas fisiológicas: suelen están relacionadas con ausencia de sales minerales, vitaminas o aporte proteínico que por algún motivo el perro no obtiene a través de su alimentación ordinaria. Si tu perro es impulsivo para comerse casi cualquier cosa del piso y lame o mastica algún material anormal debes solicitar una asesoría nutricional y una consulta con tu veterinario para saber qué nutriente le está haciendo falta a tu perro.
  • Conductas estereotipadas: Si tu perro sufrió PICA es probable que comer o masticar otras cosas se haya convertido en un mal hábito. Aunque ya hayas corregido el problema fisiológico o psicológico, será necesaria la intervención de un rehabilitador de conductas caninas para eliminar este modus vivendi de tu perro.

¿Cuáles son los tratamientos más comunes?

  1. Administración de suplementos nutricionales.
  2. Suministro de fármacos para controlar estrés, ansiedad y hambre.
  3. Un programa de trabajo físico y cognitivo, y de vinculación con el humano.
  4. Terapia para corregir el comportamiento y las conductas.

¿Cuáles son los riesgos?
Existen pocos estudios sobre los efectos de la PICA en el perro, sin embargo las complicaciones más importantes son las obstrucciones intestinales e intoxicaciones ocasionadas por las sustancias indigeribles que quedan aisladas en cavidades digestivas.. La intoxicación más habitual es la provocada por el plomo que está presente en cañerías, soldaduras, gasolina, tierra y otros muchos productos industriales y provoca estreñimiento, cólicos, afectación renal, entre otros daños. O por ejemplo, si hablamos del consumo de excrementos (coprofagia) pueden producirse infestaciones por parásitos como toxocara canis, toxoplasmosis, tricuriasis, ascaridiasis.

¡Cuéntanos si te sirvieron estos consejos! Y si deseas más información para resolver un problema similar con tu perro ponte en contacto con nosotros y solicita tu diagnóstico para comenzar a resolverlo.

Compartir: