Compartir:

En nuestra última publicación de nuestra edición temática “Mi perro, mi propósito 2015”, hablamos sobre como empezar tu wishlist. Lo más importante fue que hablamos sobre la importancia de empezar por lo más básico y luego escalonar a lo más complejo.

A continuación te daremos algunos tips para que puedas generar una mejor atención de tu perro hacia a ti e incentivar su participación en las sesiones de trabajo de las que más adelante hablaremos. Estos tips sobre todo ayudarán a las personas que tienen en casa algún perrito apático o todo lo contrario, muy distraído. Y si vives con un perro que te sigue para todos lados, entonces te ayudará a tener un poco más de técnica para llamar su atención!

La generación de contacto con el perro es el primer paso para poder alimentar el aspecto más importante a cubrir durante todo el proceso de convivencia y educación con un perro. Es la forma en cómo nos presentamos cotidianamente a él y el contacto mutuo que practicamos, lo que nos permitirá tener un mejor resultado en las sesiones de entrenamiento y/o educación.

Si no trabajas el contacto y la vinculación con tu perro, por muy profesional que sea la escuela de entrenamiento a la cual lo lleves, no obtendrás resultados óptimos, ya que si para tu perro no representas una pertenencia a su manada, y él no ve en ti un motivo por el cuál deba comprometerse, te desobedecerá en algún momento o sobre todo, preferirá hacer cualquier otra cosa que obedecerte.

En estos casos lo que normalmente se utiliza como medio para lograr el cumplimiento de una orden, es la imposición de autoridad, la dominancia o el miedo, por lo cual el perro no le queda más que obedecer, sin embargo, este no es el tipo de obediencia que en DogDog buscamos. Al contrario,  ¡queremos que tu perro y tú sean un equipo unido!

El contacto se genera a través de tres acciones principales: el juego y el paseo, la estancia o convivencia cotidiana, la alimentación. En este caso si no juegas con tu perro o no lo paseas a menudo, no habrá un trabajo de motivación positiva en la cual el perro pueda desenvolverse por ejemplo brincando, corriendo, teniendo contacto físico contigo, conociendo el entorno que lo rodea en los paseos, etc., por otro lado mientras más o menos convivas con él en los espacios de casa o aquellos lugares a los que recurres, tu perro estará más o menos adaptado a ellos; y por último en la alimentación es en donde el perro encuentra su medio de supervivencia, así que si acostumbras a darle de comer sin pedirle nada de trabajo, o le dejas el plato todo el tiempo, tu perro sentirá que todo lo tiene seguro y no se sentirá comprometido a hacer nada por ganarse la comida, creando así un perro nini.

Si deseas trabajar en estas tres acciones te recomendamos lo siguiente:

  1. Diariamente pasea con tu perro y juega con él (cualquier juego sin que lo regañes). ¡El juego debe ser motivante, positivo, divertido!
  2. Convive con tu perro el mayor tiempo posible, mientras cocinas, comes, ves la tv, descansas, mientras te cambias, o estás en casa. Si es posible y tienes cómo transportarlo, llévalo a tus lugares de ocio, permítele que socialice y conozca tu mundo.
  3. Cuando lo alimentes, hazlo después de haber ido a pasear con él, de haber jugado, o haberle pedido que haga algún circuito de instrucciones que esté aprendiendo o ya domine. Mientras más retos mejor! Nunca le dejes el plato y no dejes que coma solo.

Si deseas conocer más información sobre cómo crear un mejor vínculo con tu perro, ponte en contacto con nosotros. Contamos con diferentes programas grupales e individuales, así como servicios de educación de modales, rehabilitación de conducta, entrenamientos básico, intermedio y avanzado.

Compartir: