Compartir:

Katherine se acercó un buen día a nosotros por recomendación de su familia. Lola, su doberman, se había convertido en una perrita demasiado consentida, ya que Katherine, era permisiva con sus travesuras y no sabía cómo hacerla obedecer sin dejar el cariño de lado.  No se veía a sí misma castigando a su mascota.

Lola, de menos de un año, era muy tímida al principio, se mostró miedosa en su diagnóstico; no sabía cómo caminar adecuadamente con la correa ni cómo socializar con otros perros. Detectamos que era una perrita con complejo de bebé. Le gustaba recibir halagos y caricias de humanos, pero no sabía cómo reaccionar a un jugueteo entre perros.

Katherine una persona tierna, amable y muy educada, nos explicó que ella estaba realmente encariñada con Lola, pero ahora ese sentimiento se había vuelto en su contra, porque su bebita, ahora de talla grande y más de 20 kilos, complicaba la convivencia en casa.

Lola estaba acostumbrada a estar en brazos, subirse a los muebles y a brincar a las personas para recibir caricias. A decir verdad, Lola se mostraba encantadora, daban ganas de comérsela a besos. Sin embargo no dejaba de ser un cánido que a medida que descubría sus instintos perrunos (ladrido, aullidos, fuerza, etcétera) y demostraba que ya no era la cachorrita de antes, complicaba la convivencia familiar.

lola_katherine02

Katherine se acercó a Dog Dog para preguntar si esto tenía solución, puesto que no quería que la situación se saliera de control y tuviera consecuencias graves. Asimismo preguntó si era posible educar a Lola sin aparatosos métodos de castigo, golpes y gritos que trajeran un trauma permanente a su perrita.

Afortunadamente Katherine y Lola llegaron a tiempo con nosotros. Y el tiempo correcto no era la edad de Lola, sino aquel en el que toda la familia estaba consciente de que su perrhija necesitaba educación y que todos debían involucrarse en este proceso.

Todos los días durante un mes, Lola asistió a clases a las instalaciones de DogDog para recibir sus sesiones de Entrenamiento Canino Integral. Además contrató el servicio de guardería, lo que le dio la oportunidad de recibir su entrenamiento en intervalos cortos y mejorar su socialización, así aprendía, jugaba, aprendía, paseaba, aprendía, descansaba. Su instructor la entrenó a través del método cognitivo-emocional: juego, caricias, bocadillos y un tono de voz alegre.

En un principio Lola se mostró desinteresada y confundida. No sabía cómo atender las órdenes del entrenador, ella estaba acostumbrada a que la atendieran; más tarde comprendió que para seguir siendo atendida tenía que captar la mirada del humanos a través de un comando básico: sentarse y ver a los ojos. Luego aprendió a caminar con y sin correa, y más tarde aprendió comandos como echada, piso, entre otros.

Mientras Lola era entrenada cuatro días por semana en DogDog, una vez por semana Katherine y su familia recibían una sesión personalizada para aprender a educar y manejar a Lola como un perro a través del respeto y la vinculación.

Lola no dejó de ser feliz, sigue siendo la chiqueada de la casa, la diferencia es que ahora su familia sabe cómo tratarla y comprendió que un perro requiere disciplina y trabajo, que pueden ser actividades tan sencillas como aprender a llevar la pelota, obedecer un comando como sentado y quieto, esperar a recibir sus alimentos sin brincotear, entre otros.

Katherine, Lola y su familia tienen un largo camino por recorrer, Lola apenas es una cachorra y como cualquier ser vivo, si se le descuida en su manejo volverá a hacer travesuras y será desobediente, pero ahora en casa saben cómo educarla y enseñarle nuevas trucos. El reto está en que cada día Lola refuerce sus conocimientos, aumente sus tiempos de espera en el quieto y aprenda de vez en cuando un nuevo comando.

Lola y Katherine no dejaron el cariño y el juego como principal motivo de vinculación ¡Ellas son un gran equipo ahora!

Si deseas vivir una experiencia como la de Lola y Katherine, ponte en contacto con nosotros y pregunta sobre los planes de Entrenamiento Canino Integral.

Compartir: