Compartir:

En esta ocasión queremos compartirte una bonita historia y presentarte a uno de nuestros alumnos más interesantes, Sócrates, un pitbull joven. Este imponente can ha representado todo un reto, pues no solo su diagnóstico fue complejo, si no además las condiciones para que su proceso se diese de forma correcta.

Sócrates forma parte de una manada compuesta por sus dos padres (Pakiau y Kina), su familia de humanos (un adolescente, Eneyda y su esposo). Sócrates no había tenido mayor convivencia con otros seres más que su familia y un gato. Éste en realidad no era el problema mayor, si no que su manada lo rechazaba y atacaba constantemente.

Sócrates además tenía un problema, sufría de ansiedad por separación. Si alguno de los miembros de la familia salía, él se quedaba haciendo un gran pancho, lloraba, se orinaba y defecaba por todos lados, además de que trataba de salir corriendo hacia ellos, y destruía lo que se le ponía enfrente.

rehabilitación canina-socrates_adentro

Y esto no era lo único, cuando llegó a Dog Dog notamos que además tenía un fuerte problema de bruxismo (masticación compulsiva), babeada por nervios, chasqueaba los dientes y mordía lo que se le ponía enfrente. En algunas ocasiones, cuando algo lo alteraba, lanzaba mordidas, por lo que era imposible sacarlo a pasear o incluirlo en la vida diaria de la familia. Su fuerza, tamaño y problemas eran un riesgo para ellos y otros.

Fue así que después de un completo diagnóstico cognitivo-emocional en Dog Dog y en casa de los clientes, ofrecimos un programa que ofrecía rehabilitación canina. Con el paso del tiempo y al tener avances en su socialización con más perros comenzamos a incluirlo en actividades grupales con los perros de los entrenadores y rehabilitadores de Dog Dog. Y por ahora ese es uno de los grandes logros que hemos tenido con él, pues ya convive con seis de los perros del staff sin problemas.

rehabilitación canina-socrates_adentro02

Además de esto, logramos enseñarle comandos para su obediencia, a concentrarse y ser más atento con los humanos, a controlar su bruxismo y agresividad redirigida, y definitivamente reducir sus ataques de ansiedad por separación. Hoy Sócrates ya no hace panchos al despedir a sus humanos cuando está en casa y disfruta de sus actividades en la guardería educativa de Dog Dog. ¡Sócrates empieza a ser un perro más perro! Normalizando así su conducta con altos estándares de control en nuestras instalaciones, él disfruta ahora de sus paseos y el trabajo cognitivo que su entrenador y cuidadores le dan.

Si alguna vez te ha tocado venir a nuestras instalaciones y has visto a este imponente pit bull café con blanco, ahora conoces su historia. Y es por eso que él como algunos perros que están en proceso de rehabilitación canina, son separados estratégicamente para prevenir riesgos con otros perros y sin embargo darles una plataforma de actividades que se incluyen con su proceso de rehabilitación canina.

Si te gustó el desenlace de esta historia, tienes un caso similar o conoces a alguien con un perro con problemas de conducta graves, te invitamos a ponerte en contacto con nosotros o compartir este artículo y nuestra información. Hoy podría ser el inicio de un cambio para esa persona y su perro y una nueva oportunidad para vivir una vida más estable y feliz.

Compartir: