Compartir:

Una de las actividades que más disfruto al trabajar con perros, es conocer personas que realmente buscan incluir a un perro a su vida, a su familia.
Algunas de esas personas tienen claro qué perro quieren, mientras que otras necesitan nuestra ayuda para elegir al mejor perro de acuerdo a varios factores y condiciones.

 La siguiente experiencia fue muy interesante, pues esta familia (además muy buenos amigos míos) estaba abierta a mi opinión profesional para elegir a su nuevo miembro familiar. Su único requisito era que el perro fuera hembra.

 La familia de mis amigos, compuesta por un padre y una madre, ambos académicos, quería darle una sorpresa a su único hijo de 5 años, Iñaki, quien llevaba tiempo pidiéndoles un hermano y un perro. Creo que en realidad él lo que quería era un leal compañero para hacer más amenos sus juegos y hazañas imaginarias.  Primero, sus papás y yo platicamos las opciones, les planteé los pros y contras, ellos quedaron de analizarlo. Un sábado antes del gran día nos encontramos en una reunión, platicamos nuevamente del tema y me dijo: Hecho, nos vemos mañana y comenzamos la búsqueda.

 Y así fue, acordamos vernos al día siguiente para emprender la tarea de adoptar a un perro. Sin embargo, en la madrugada de ese día me enteré que la perrita que yo tenía en mente para ellos ya había sido adoptada. Avisé a mi amigo y su respuesta fue: “Nos vemos de todas formas, ya le dimos la noticia a Iñaki, no hay vuelta atrás, seguramente habrá otras opciones.” ¡Su decisión me fascinó!

Nos citamos un domingo a medio día y coincidimos con varios eventos de adopción, entre ellos el de Adopta Guadalajara que se instala cerca de la Minerva el último domingos de cada mes.Empezamos el tour con el evento en Chapultepec, cerca de la rotonda de los Niños Héroes. Mis amigos llegaron antes al lugar y empezaron a recorrer la zona. Le dijeron a Iñaki que fuera viendo los perros en adopción, sin embargo, le explicaron que tomarían la decisión hasta que yo llegara para hacer las pruebas etológicas y elegir al mejor para su familia. 

 Cuando llegué, les pregunté qué habían visto y me dijeron que Iñaki encontró a una perrita que le gustó. Me llevaron hasta ella para hacerle las pruebas etológicas y todo señaló que era apta. Sin embargo les propuse que vieran más opciones pues no veía a los papás tan convencidos y cuando se trata de adoptar a un perro es mejor que todos los miembros de la familia estén totalmente seguros.  A Iñaki no le encantó mi propuesta, sin embargo, de brazos cruzados, no le quedó más que seguirnos. Cada perro que le enseñaba era un rotundo “No” de Iñaki. Fuimos a otro evento, vimos a unos perros prácticamente idénticos al que le gustó, pero más jóvenes, y tampoco le gustaron. En fin, nada que fuera aprobado por él.  Mientras tanto yo pensaba: “Iñaki ya decidió, ahora tengo que plantear a los papás los pros y contras de cada una de las opciones, al final esto es una decisión de familia; aunque claro, Iñaki apenas tiene 5 años. Me encontraba en una situación complicada”.

 Después de platicarlo, mis amigos y yo coincidimos en que Iñaki y Blacky (ahora “Negra”) se habían escogido, y no tenía sentido seguir buscando. ¡ELLOS SE HABÍAN ENCONTRADO! Cuando le dije a Iñaki que volveríamos por Blacky, su rostro se iluminó, su cuerpo se vigorizó y comenzó a parlar cual cotorro en primavera. Iñaki estaba feliz, y empezó a darnos un montón de explicaciones (casi técnicas) de por qué ella era la ideal. Muy inteligente él, me vio hacer las pruebas y aprendió bien… ¡Niños!  Y así comenzamos su proceso de adopción. Dada mi trayectoria en el campo y la confianza que irradiaban mis amigos, la responsable rescatista aceptó entregarles a Blacky y agendar la visita en su domicilio otro día (Iñaki ya la quería con él y yo, honestamente, ya quería verlos en acción, estaba tan emocionada como ellos).

adopta un perro

 Mis amigos entregaron sus documentos, dieron su donativo y nos fuimos a comprar todo lo necesario para Negra.La tarde fue increíble, enseñé a Iñaki y a sus papás todo lo necesario para pasar los primeros días con su cachorra y desde entonces seguimos en contacto para dar seguimiento a su desarrollo. Mis amigos no han dejado de repetirme que Negra es una excelente compañera y generadora de dos importantes valores, la responsabilidad y la empatía. Uno de los comentarios más frescos que tengo de mis amigos, es cuando me dijeron “Lo primero que Iñaki hace al despertar y llegar a casa es atender a Negra”. Mi corazón se estremeció, y me dije a mi misma “esta es mi vocación, compartir la vida con quienes les gusta aprender a compartir la suya con perros”.

adopta un perro

 Lina Palafox

CEO & Founder

ADOPTA A UN PERRO como Iñaki

Si quieres adoptar a un perro y estar seguro de que ese perrito es el mejor compañero para ti y tu familia, y saber todo lo que debes tener en cuenta antes de adoptar, acércate a nosotros. Todos nuestros programas de “Adopta a un perro con Dog Dog” incluyen una asesoría gratuita para elegir al perro más compatible con tu estilo de vida, hábitos, espacio, entre otros. Asimismo todos nuestros adoptantes del programa “Adopta a un perro con Dog Dog” tienen acceso a descuentos en talleres y programas de educación.

Compartir: