Compartir:

Se acercan las vacaciones, hay un sin fin de opciones para dejar a tu perro y otra gran lista de pendientes que debes dejar lista antes de irte de vacaciones. Cómo elegir el mejor lugar, y sobre todo, cómo ayudar a tu perro para que disfrute de sus vacaciones mientras tú disfrutas las tuyas.

Conoce el servicio de hotel canino a través de los ojos de una usuaria satisfecha y algunos tips que le funcionaron para hacer más feliz la estancia de su perro durante su ausencia.

Es curioso, pero 2 de mis perros se la pasan en DogDog, prácticamente viven ahí, son felices, reciben sus paseos, actividades y cuidados y atención suficientes, tal es su satisfacción que llegan a casa prácticamente para recibir mis caricias, recostarse a mi lado, y acompañarme. No he tenido problemas con ellos desde que tienen su dosis exacta de trabajo, socialización y ejercicio.

Pero además de ellos, tengo otra perrita, una que llevo conmigo a todos lados (viajes, reuniones, citas de trabajo, etc.), pues su tamaño me lo permite, además de que tiene un entrenamiento avanzado que le permite estar prácticamente en cualquier lugar público (aeropuertos, restaurantes, casas ajenas, etc.). Sin embargo, en esta ocasión la logística no me permitió llevar a Ethan a mi viaje, y curiosamente, por chistoso que pueda parecer, nunca antes en sus 18 meses de edad ella había estado lejos de mí ni había sido usuario del servicio de hotel canino de mi propia empresa.

Mi preocupación en realidad no era la confianza en el lugar en el cual la dejaría, tenía el lugar ideal para que un pastor australiano con su temperamento, energía y demandas, pudiera ser atendido a su medida. En el hotel de Dog Dog contamos con paseos sanitarios (mañana y tarde) para todos aquellos perros que hacen del baño fuera de casa, o para encaminar a los que no están acostumbrados, además tienen 2 paseos de 1 hr para relajarse, socializar y hacer algo de ejercicio, cuando no están en paseos tienen socializaciones controladas con otros perros en espacios abiertos, trabajo cognitivo que ayuda a que trabajen su mente, duermen en camitas cómodas, algunos como Ethan, en kennels amplias y limpias, y tienen un horario y un proceso muy estrictos para recibir sus alimentos. Hasta aquí, todo ok!

Pero, ¿qué pasaría con ella al estar lejos de mí, fuera de su rutina ordinaria? Mi preocupación por un momento fue como la de muchos, pues ella tiene actividades muy específicas a mi lado, y todo el tiempo está conmigo, digamos que un 90% del día estamos juntas.

Con lo anterior, diseñé un plan para ayudar a que su estancia fuera próspera y no me extrañara tanto como yo a ella durante mi viaje. Estos fueron algunos preparativos que espero te sirvan como tip para preparar con tiempo tu viaje y así ayudar a que tu perro a que la pase mejor durante su estancia. Sin embargo, el más importante de todos es el primero: elegir un lugar para que se quede con el cual te sientas confiado de que estará bien. Así que hazlo con tiempo, conócenos y compara otras alternativas, verás que somos una excelente opción:

  1. Elige un lugar que te dé confianza y asegure un buen servicio
  2. Elige un lugar que ofrezca cuidados y actividades personalizadas
  3. Elige un lugar que te envié información sobre tu perro
  4. Infórmate sobre todos los beneficios, actividades, horarios y servicios adicionales, así como las medidas de emergencia y si cuentan con urgencias médicas
  5. Lleva a tu perro 4 semanas previas a guardería, acostúmbralo poco a poco, comienza por unas horas y luego aumenta los tiempos
  6. Elige algunos días antes de tus vacaciones para que se quede a hospedaje, se irá adaptando a estar sin ti
  7. Socialízalo, deja que conviva con más perros y facilítale la convivencia con otros de su especie
  8. Expónlo a más personas, que conozca y se habitúe a que otros lo toquen
  9. Enséñale a usar kennel o jaula desde casa, así podrás llevar su kennel al hotel y él sentirá que en parte su hogar está en el hotel
  10. Asiste con tiempo a la entrega de tu perro, para que puedas dejar todas las especificaciones necesarias
  11. Actualiza sus vacunas con tiempo, es mejor hacerlo antes que durante la estancia de hospedaje, así sus defensas podrán fortalecerse después de la aplicación de las mismas.

La sorpresa que me di al regresar a casa, fue que Ethan ya estaba esperándome, completa, saludable, agotada y muy obediente. Su energía incluso ha estado más estable que cuando yo la dejé. Me sentí encantada, pues noté la diferencia y con confianza puedo decir, que este servicio funciona, aún para los clientes con un fuerte vínculo hacia sus perros que están poco acostumbrados a separarse.

Si deseas más información acércate a nosotros llamándonos al 33343429 o escríbenos a [email protected]

 

 

Compartir: