Compartir:

Seguimos compartiendo contigo las historias de éxito de la guardería educativa de Dog Dog, la primera con bases etológicas. Hoy te presentamos a Lucky, un perro criollo mediano que llegó hace casi 2 años a nuestra guardería en busca de mayor actividad física y una socialización integral. Su humano nos buscó porque quería que mientras él trabajaba, Lucky tuviera amigos, paseos, diversión garantizada y ¡más actividad física! ya que un paseo no le era para nada suficiente. Para satisfacer estas y otras necesidades Lucky se convirtió en alumno frecuente de la guardería educativa y huésped del hotel canino.

En su diagnóstico de perronalidad, Lucky resultó ser un perro algo complicado: amarillo-naranja. Lo que significa que su temperamento es algo inestable (de mecha corta, podríamos decir) y naranja porque las hormonas lo dominaban en algunos momentos, volviéndose muy sexual y peleonero. Estas características de su conducta son evidentes sobre todo cuando se encuentra con machos, lo que lo pone en riesgo constante. Es por esto que Lucky es un alumno de cuidado y prevención constante, lo que significa que todo el tiempo es supervisado por sus cuidadores Poncho y Evan, quienes se encargan de que Lucky tenga una socialización controlada y al mismo tiempo le enseñan cómo sí debe convivir para llevar la fiesta en paz con el resto de sus compañeros perrunos.

Lucky es un perro que lleva tiempo con nosotros, y a lo largo de este periodo nos hemos enfocado en trabajar su socialización tanto con machos como con hembras, porque con los machos se quería pelear, mientras que a las hembras las quería montar, ambas conductas son invasivas y molestas para la mayoría de los perros. Este proceso no sólo lo hemos trabajado internamente en la guardería educativa, sino que ha sido necesario que su humano se involucre a través de asesoría del coach, los cuidadores y el acompañamiento constante que implican nuestros servicios de educación y entrenamiento para que los humanos lleven el aprendizaje para a casa. Con el tiempo y el trabajo en equipo hemos logrado que Lucky conviva adecuadamente con canes de diferentes perronalidades, hembras y machos.

Además de ser un perro con carisma y carita de ‘yo no rompo un plato’, Lucky es muy inteligente y tiene disposición para aprender y trabajar con el humano. Durante este tiempo ha aprendido comandos básicos que ejecuta muy bien cuando se lo piden sus cuidadores.
Lucky en general es un perro juguetón, cariñoso con humanos y con mucha energía. ¡Incluso un tiempo tuvimos que darle paseos en bicicleta! para que descargara toda esa pila que se ha ido moderando con el trabajo integral de la guardería. Sus momentos favoritos son los paseos en grupo, las socializaciones y las sesiones de trabajo cognitivo.
Si tienes un perro como Lucky te invitamos a pedir más información de la guardería educativa y sobre todo del servicio de asesorías de conducta canina para que puedas ver una evolución garantizada en el comportamiento de tu perro. ¡Haz la prueba y pide tu cita con couch!

 

Compartir: