Compartir:

Cody es un waimaraner de 2.5 años, honorable miembro y digno representante de la filosofía de Dog Dog. Llegó en octubre de 2014 cuando su humano Luz María buscaba opciones para darle a Cody una rutina más equilibrada. La gran pregunta de LuzMa era cómo un perro de ese tamaño, fuerza y temperamento podía vivir en armonía con la familia y en particular con su pequeña hija.

Como ya hemos hablado en anteriores artículos, Cody es un caso exitoso de moldeo de conducta y una prueba fehaciente de que trabajando en equipo tutores y couch y poniéndonos en las patas de nuestros perros pueden lograrse grandes objetivos.

Cuando Cody comenzó a venir a la guardería educativa era un alumno intolerante con todos los perros machos, su sexualidad estaba siempre latente y sus hormonas lo incitaban a intentar medir su fuerza y dominancia con otros machos, esto limitaba bastante su socialización y lo convertía en un perro de manejo difícil, pues existía el riesgo de que comenzara o se involucrara en alguna pelea. Sin embargo después de un trabajo integral en equipo que incluyó visitas constantes a la guardería, talleres grupales de socialización y educación básica, y utilizando la esterilización como herramienta, ahora Cody es uno de los perros más sociables de Dog Dog, es capaz de convivir prácticamente con todos sus compañeros, chicos, grandes, hembras y machos de diversas perronalidades.

Además de estos grandes avances en su socialización canina, Cody ha desarrollado su inteligencia, aprende con gran rapidez y es muy obediente del humano, aunque es muy impulsivo si hablamos de las ardillas que se pasean alegres por el jardín y parecieran poner a prueba los instintos presarios de nuestros alumnos de guardería y huéspedes del hotel.

A Cody le encantan los juguetes y gusta de participar en todas las dinámicas recreativas y educativas, especialmente aquellas en las que recibe premios. Su momento favorito del día es cuando se encuentra en el jardín, ama correr con sus amigos perrunos y acostarse a tomar el sol, le encanta recorrer el circuito de agility por si solo y convivir con sus cuidadores y demás miembros del staff que lo alimentan, cuidan, consienten y ven por su bienestar y desarrollo integral en cada una de sus visitas.

¿Quieres que tú y tu perro formen parte de las historias de éxito? ¡Solicita tu cita con couch!

Compartir: