Compartir:

¿Qué nos hace ser mamás? En Dog Dog creemos que el día de las madres también hay que dedicar admiración a todas aquellas mujeres que comparten la vida con un can, al cual entregan su cariño, cuidados e ingresos para ofrecerle siempre lo mejor. Porque para ser mamá solo basta amar a un hijo, no importa su especie.

Queremos dedicar este artículo a todas las mamás de perrunos, y sobre todo a las mamás de nuestros inquilinos y alumnos que día con día se esmeran por ofrecer una mejor calidad de vida a sus canes y demuestran su cariño a los hijos a través de acciones como madrugar para llevar a sus perritos a guardería antes de ir al trabajo, manejar en medio del tráfico, integrarse a planes de adiestramiento, pagar la cuenta del veterinario, cocinarles, chiquearlos con bocadillos y juguetes, aprender más sobre el mundo del perro, salir cansadas del trabajo para recogerlos y aun después del pesado día, llevarlos al parque o jugar con ellos en casa. El amor está en cada acción.

Escribimos estas palabras desde lo que en Dog Dog interpretamos a través de los ojos de cada perro que recibe a su mamá con alegría cuando viene por él o ella.

Querida mami, me encanta venir a Dog Dog, pero no hay mayor alegría que recibirte, ver que regresas por mí siempre. Así es, siempre estás para mí, lo noto en mi paseo por las mañanas, cuando sirves mi desayuno y agregas mi bocadillo favorito para consentirme, o me das un poco de tu desayuno. Por cierto, ¡cocinas delicioso!

Me encanta tu olor, cuando a kilometros percibo tu aroma, sé que vienes para abrazarme y apapacharme, rascarme la pancita y llenarme de tu cariño. ¡Ya llega! Me digo a mi mismo, y anhelo entonces estar contigo, jugar y terminar el día en el sofá mientras te quedas dormida a mi lado.

Tú no te das cuenta, pero yo siempre tengo mi orejita alerta para cuidarte, todo el tiempo te vigilo y veo que quienes se te acercan te traten bien y tengan una buena energía. Pobre del que te haga algo que yo sería capaz de todo para protegerte. Mami, sabes que daría mi vida por ti.

Mami espero que hoy mis lengüetazos y brincos te transmitan lo mucho que yo también te amo, no amo como tú, tengo mi propia manera de demostrarlo; y perdona si a veces hago alguna travesura, pero sólo lo hago porque te extraño, me hace falta tu compañía o atención. Sé que a veces tienes que trabajar mucho para mantenerme, pero luego se me olvida y me gana la impaciencia. Perdóname trataré de ser mejor cada día para ti.

Por siempre tuyo,

Tu perrhijo.

Compartir: