Compartir:

Cuando Ileana y Eduardo llegaron a Dog Dog su familia estaba conformada por Nisha (una schnauzer), Potter (un criollo), y Logan (un pit bull). Ellos buscaban mejorar la convivencia en casa, Nisha y Logan habían ido a una escuela de entrenamiento canino, pero tenían el problema de que no hacían caso, y sólo obedecían con el jalón de correa o alzando la voz.

Tras un diagnóstico cognitivo-emocional, detectamos que Nisha y Logan habían recibido un entrenamiento canino basado en el uso de la correa y el castigo en su anterior escuela. Preocupados por esto, Eduardo e Ileana, conocieron otra forma de educar a los tres caninos y comenzaron los talleres grupales de educación y socialización canina.

No fue fácil, cada uno tenía un temperamento muy particular y uno que otro retos a trabajar. Nisha por ejemplo era muy enojona y caprichosa, no permitía que nadie se acercara a Eduardo. Potter vivía en la luna, se la pasaba marcando e ignorando cualquier instrucción. Logan por su parte se prendía fácilmente y era impredecible, y con su fuerza era algo complicado controlarlo. Y bueno, cuando todos estaban en su apogeo emocional era imposible pedirles siquiera que se sentaran (aun con su entrenamiento canino anterior).

entrenamiento canino01

Para ello, guiamos desde cero a Eduardo e Ileana a través de los talleres grupales de educación para mejorar la disciplina en casa a través de aspectos básicos como la alimentación, el juego, la organización familiar, el paseo, entre otros. Junto con este servicio incluyeron la guardería y el hotel y sus perros empezaron a mostrar mejorías interesantes.

Sin embargo, el tiempo pasó, y ambos decidieron incluir un sexto miembro a su familia, Mateo, su bebé estaba a unos meses de nacer y querían tener un control más preciso de sus perros, pues entre la carreola, el bebé y los tres perros, las cosas podrían ponerse tensas y habría un mayor margen de incidentes ante alguna sobreexcitación de los cánidos. Además de que no querían que se pusieran celosos o resintieran el cambio de forma negativa.

Eduardo e Ileana arrancaron su programa de Entrenamiento Canino Integral, y las Asesorías Personalizadas de Educación y Rehabilitación de Conducta. En Dog Dog hicimos un programa totalmente personalizado. Trabajamos primero el entrenamiento desde las bases en nuestras instalaciones y luego incorporamos a la familia para su manejo avanzado. Logrando que incluso ante situaciones de efervescencia emocional, ellos pudieran controlar a sus tres canes.

Durante el programa previo al nacimiento de Mateo, trabajamos comandos básicos: sentado, echado, junto, quieto, ven, atrás, dentro, fuera, arriba, abajo, etc., facilitando el manejo para Ileana que estaba embarazada. Y preparamos a su vez a los perros para recibir de forma positiva los nuevos elementos que cambiarían su dinámica. Practicamos con la carreola, las pertenencias del bebé, los cambios de hábitos, entre otros. Dejando así a Nisha, Potter y Logan listos para recibir en positivo a su hermanito.

entrenamiento canino02entrenamiento canino03

Durante 3 meses trabajamos en esta primera etapa hasta que llegó Mateo, hicimos la correcta presentación de los tres canes al bebé, disfrutamos el mágico momento de ver cómo todos, a pesar de la excitación de reencontrarse (pues habían estado hospedados mientras ellos salían del hospital), lograron llegar a un ambiente controlado y satisfactorio. Sentados y en calma conocieron a Mateo, y nosotros gozamos ese momento al ver a Ileana y Eduardo emocionados.

El programa aún no termina, ahora con Mateo en casa, seguiremos trabajando para que efectivamente, Eduardo e Ileana hagan los cambios de la dinámica familiar de forma adecuada, las cosas no se salgan de control, los perros tengan una convivencia adecuada, les sigamos enseñando nuevas tareas para que también pongan su granito de arena a la llegada del bebé, y por supuesto, ¡ayuden a cargar los pañales!
Si te interesa educar a tus perros, entrenarlos o lograr objetivos muy puntuales como Eduardo e Ilena, te invitamos a ponerte en contacto con nosotros, conocernos sin compromiso y hacer la prueba, te encantará descubrir una nueva forma de convivir con tu perro.

Compartir: