Compartir:

¡Qué gusto saber que un nuevo integrante ha llegado a tu hogar! Te recomiendo empezar con el pie derecho, desde el día  uno de su llegada, enseñándole una de las indicaciones más importantes para lograr una buena convivencia en casa: enseñarle a hacer del baño en su lugar, en este caso a hacer del baño en el tapete entrenador para perros.  

Hay una gran diversidad de marcas y tiendas para mascotas que ofrecen los pañales o recubrimientos de tela para que los uses como tapete entrenador para perros, sin embargo ninguno de estos accesorios, inclusive el tapete de pasto, harán la chamba por sí sola.

¿Por dónde empezar para enseñarle a tu perro a hacer del baño en el tapete entrenador para perros? Sigue estos tips para que sea más sencillo enseñarle a hacer del baño en su lugar. Verás que el secreto no está en la marca de los productos, ni cuántos productos atrayentes viertas sobre el tapete entrenador para perros, sino más bien de la metodología que uses para enseñarle a comprender que el tapete entrenador es el lugar para hacer del baño.

Tip 1

Elige un tapete entrenador de un tamaño adecuado para la talla  de tu perro. Te recomiendo que además compres un paquete con una basta cantidad ya que te saldrá más barato. Normalmente no me fijo en la marca para escogerlos, si no en estas dos características: precio y tamaño.

Tip 2

Siempre mantén presente algo: el tapete entrenador no debe ser la herramienta número uno para que tu perro haga del baño en su lugar. Estos productos, tal cual los pañales para humano,  son la forma más antiecológica de educar a tu perros; huelen  mal, duran poco,  no puedes reutilizarlos  ni usarlos por más de un día ya que tu casa olerá muy mal si los dejas  más de 24 hrs después de haberlos usado.

Tip 3

Es muy probable que tu perro se haga del baño antes en otros espacios indeseables que en su tapete. Aprovecha esa pipí para recogerla con un tapete entrenador para que puedas recolectar el aroma. Coloca ese tapete en donde quieres que haga, aguanta el aroma por uno o dos días y espera a que tu perro por instinto propio lo use.

Tip 4

Preséntale a tu perro el lugar correcto para hacer del baño de una forma positiva. No lo lleves estando tú molesto a ese lugar cuando veas que hace del baño en el lugar incorrecto. La mejor manera de presentarle el tapete entrenador es llevándolo cada hora para que lo huela. Un cachorro puede hacer pipí casi cada hora, por lo que deberás aprovechar tus fines de semana para hacer esta actividad. Por ejemplo, el mejor momento para llevarlo es recién despierta o deja de jugar, porque es cuando muy seguramente querrá hacer pipí.

Tip 5

Si tu perro aun no entiende que debe hacer del baño en el tapete entrenador y por error empieza a hacer pipí o popó en otro lugar: NO lo regañes. Tómalo con calma de su lomo, cárgalo y llévalo  gentilmente al tapete entrenador. Al levantarlo, sus esfínteres se contraerán y dejará de hacer del baño. Sé paciente y espera a que vuelva a relajarse sobre el tapete entrenador para terminar de hacer del baño.

Tip 6

Si tu perro hizo del baño en otro lugar y no  lo captaste in fraganti, NO  lo regañes ya. Ponte más abusado y espera en otro momento. Recuerda usar esa popó o pipí para llevarla a su tapete entrenador y así atraer con su mismo aroma a tu perro al lugar donde debe hacer del baño.

Tip 7: ¡El truco!

Este es uno de los tips más efectivos, pero desafortunadamente es el que contamina  más y es el más costoso. Sin embargo es lo que hace la diferencia si no quieres dejar tan en juego este proceso.

Elige una área de tu casa (patio, baño, cuarto, terraza, balcón) donde dejarás a tu perro por más horas durante el día. Tapizarás todo el piso, excepto un área de 1 metro x 1 metro donde estará la cama de tu perro y otra área donde irá su plato con agua. Repetirás esto por al menos 3 días y un máximo de 1 semana. Luego quitarás entre el 10-20% de esos tapetes, reduciendo el área tapizada. Y así sucesivamente hasta que solo el área de baño para tu perro mida 1 metro x 1 metro.

La lógica es simple: El perro  necesita un margen de error amplio porque lo más seguro es que se equivoque, pero al tener tantos tapetes entrenadores, lo más probable es que le atine y haga del baño en alguno de los tapetes entrenadores. Con el tiempo irá acostumbrándose a orinar en esta textura y ubicará dicho aroma, textura y lugar como el espacio  correcto para hacer del baño.

El espacio se irá reduciendo con el tiempo, pero él seguirá buscando estas cualidades en el piso para seguir haciendo del baño en su tapete entrenador.

¡Ta-raaann!

Esperamos que estos tips te sean de utilidad, recuerda que si necesitas más ayuda o requieres de un coach que te guíe paso a paso en este proceso, puedes acercarte a nosotros. También contamos con el servicio de enseñarle nosotros a tu perro a usar el tapete entrenador para hacer del baño. Mientras más joven sea tu perro, será más sencillo y rápido.

Por Lina Palafox

Coach canino, experta en comportamiento, educación, adiestramiento y cuidado de perros. Directora y Co Founder de Dog Dog Encaminando a tu Perro, rehabilitador de conductas caninas, dogtrainner, terapeuta canino. Escritora, blogger y licenciada en Filosofía y Ciencias Sociales del ITESO.

Compartir: