Compartir:

¿Quieres aprovechar el momento de la comida para enseñar a tu perro nuevos comandos? A través de los siguientes tips de adiestramiento canino aprende a enseñar a tu perro el sentado y quieto, no necesitas más de 15 minutos al día para lograr estos dos comandos básicos que te serán de gran utilidad.

Los comandos de “sentado” y “quieto”, son dos de las principales instrucciones de adiestramiento canino que no puedes dejar de enseñar a tu perro si quieres tener un mejor control de él en diferentes situaciones.

Es común que la gente pueda enseñar a su perro el comando de “sentado”. ¡Claro! Siempre y cuando tengan una galleta o premio en la mano, de lo contrario es muy probable que el perro no atienda la instrucción, sobre todo si está en un ambiente con más distractores. ¿Te suena familiar su mirada de “show me the cookie!” antes de sentarse o hacer algún truco?

Otras veces, hemos notado que aunque el perro sepa sentarse con y sin galleta, no mantiene el comando, es decir su sentado no dura más que unos pocos segundo. Apenas se sienta cuando se distrae con algún ruido, olor y entonces él decide cuando pararse; es imposible que se quede quieto en esa postura. ¿Te suena familiar pedirle a tu perro que se siente, lo hace, le entregas la galleta y acto seguido se va?, o también que si lograste que se sentara y ve que sacas las galletas, hay algún ruido o bajas su plato al piso, ¿se para?

En fin, para todas estas ocasiones incómodas en las que tu perro no hace el sentado perfecto, te invitamos a poner en práctica los siguientes pasos de este sencillo video para que puedas aprender a enseñarle a tu perro por ti mismo a sentarse y quedarse quieto.

Este ejercicio podrás hacerlo todos los días, cuantas más veces lo practiques, mejor. Te recomendamos que uses diferentes lugares de tu casa, inclusive inténtalo en la calle o en un parque, y que después pruebes con diferentes distancias y distractores. Aquí lo importante es que le compliques cada vez más el ejercicio a tu perro para que se vuelva todo un as en sentarse y quedarse quieto, pase lo que pase.

También puedes cambiar el plato de comida por trozos de premios, pelotas, o cualquier otro juguete u objeto que sepas atrae su atención o sea algo importante para él. El objetivo es que se gane el premio al hacer el ejercicio y paulatinamente le enseñas a esperar más para recibir por su premio (comida, bocadillo, juguete).

¡Cuéntanos si este ejercicio te fue de utilidad! Y si quieres aprender a hacer más cosas con tu perro pide tu cita con un coach para preguntar por los programas de adiestramiento canino que tenemos para ti y tu perro.

Si quieres aprender a hacer otros trucos da click aquí para enseñarle el comando “busca”.

Compartir: