Compartir:

Este año se ha acabado y el momento de replantear la dirección de nuestras vidas ha llegado para muchos. En el caso de los humanos, quienes solemos tener vidas atareadas y llenas de objetivos, tener un perro es una decisión ética, pues como nuestro equipo de Dog Dog lo ha comentado en múltiples ocasiones, ser parte de una manada involucra grandes responsabilidades, que incluyen no sólo la manutención física de nuestros amigos peludos, sino su bienestar emocional que no es menos importante.

Y es que conforme pasan los años con nuestros compañeros caninos a un lado, muchos tendemos a olvidar lo importante que fue y sigue siendo el evento de traer a ese amigo peludo a casa algún día y comenzamos a pensar que dedicar parte de nuestro tiempo ya no es tan importante, lo que nos hace olvidar lo maravilloso que es vivir con un perro a tu lado. Por eso, hoy queremos recordarte que aún si le echas muchas ganas a esa compañía, aún hay cosas a las que nos podemos comprometer como humanos para con nuestras manadas y este año nuevo y así sacarle más jugo a esa increíble relación, recordando que ellos tampoco estarán aquí para siempre y dándote ideas para propósitos de año nuevo con tu perro.

  • Sentirme agradecido con mi can y demostrarlo con acciones

No importa de qué raza sea tu perro, no existe can sobre el planeta que no sienta un gozo tremendo cuando ve a su humano cruzar por la puerta de su casa. Estudios han incluso comprobado que tu mejor amigo peludo puede saber lo que sientes, así que exprésale tu gratitud pasando tiempo a su lado, apapachándolo con una sesión de abrazos diarios o acariciándolo con intención.

  • Respetar sus horarios o rutina

Puede que hayas tenido una noche muy pesada, una semana atareada o algunos cambios repentinos en tu rutina, pero lo que quiera que sea, este año no hagas que tu can lo resienta, recuerda que los perros son criaturas que se sienten cómodas con las rutinas, respeta sus horarios de comida, de paseo y de juego e intenta no cambiarle la jugada de último minuto.

  • Comunicarme con mi mejor amigo peludo

Comunicarte con tu perro es de suma importancia para su bienestar y por lo anterior no sólo nos referimos a hablarle con mil voces como todos hacemos, sino a demostrarle con tu lenguaje corporal y enseñándole instrucciones básicas qué es lo que quieres o esperas de él. Por ejemplo, indicarle cuando ha hecho algo bueno o malo y enseñarle cómo hacerlo bien puede ahorrarle muchas frustraciones cuando se trata de designar espacios para hacer sus necesidades o hábitos de convivencia en la casa. Recuerda que tu perro prefiere que le premies a que lo regañes, pero para esto es importante enseñarle.

  • Darle de comer adecuadamente

Por mucho que nos lo digan todavía hay humanos que gozan de “consentir” a su can un “postrecito” o “bocadillo” “sólo por una vez”, pero por positivo que parezca, alterar los hábitos alimenticios de tu amigo peludo u ofrecerle alimentos que no son parte de su dieta puede perjudicarle a la larga más de lo que le beneficia, pues tales alimentos pueden no sólo ser tóxicos para tu can, sino crear malos hábitos que luego son difíciles de corregir.

  • Atender su salud y prevenir enfermedades

Al igual que para los humanos, las enfermedades e infecciones están a la vuelta de la esquina y la mejor solución siempre es prevenir. Un buen propósito de año nuevo para 2017 puede ser cubrir la lista de pendientes de salud con tu can, hacer la desparasitación de tu perro cada 3 meses, poner al corriente su vacunación, hacerle una revisión dental y darle una correcta higiene dental durante el año, así como protegerlo con un collar o producto que lo prevenga de contraer ectoparásitos como pulgas y/o garrapatas.

  • Jugar con mi perro y ejercitarnos juntos

Con el fin de que ambos estén saludables, puedes empezar una rutina de ejercicios que incluya a tu mejor amigo peludo y así ponerse en marcha los dos hacia un 2017 más activo.

  • Tomarme muchas fotos con mi manada

Los perros son maravillosos, pero por desgracia no son para siempre. Aunque a nadie nos gusta pensar en prepararnos para cuando ya no estén, tomarnos muchas fotos con la manada es un hábito que a veces olvidamos, pero que vamos a agradecer tener el día en que se hayan ido, para recordarnos las sonrisas y el cariño con el que siempre nos trataron.

  • Hacer un viaje juntos

Si nunca has sacado a tu can de la jungla de asfalto o nunca han planeado un viaje juntos, ¡éste es el año para hacerlo! Puedes hacerlo solo, con tus amigos y familiares o acompañado a la aventura perrona con algunos de los viajes que Dog Dog programa con sus miembros periódicamente.

  • No desquitar mis frustraciones con mi amigo cánido

Aunque los perros también pueden sentir emociones no tan positivas como la envidia, nunca realmente se desquitarán contigo por duro que haya sido su día, así que si has tenido un día pesado o algo te hizo enojar, recuerda nunca desquitarte con tu can, intenta no gritarle sin razón o manifestar un lenguaje corporal que pueda asustarle. Los canes son muy sensibles y son susceptibles al estrés, cuídalos y quiérelos para honrar todo lo que nos dan.

  • Invertirle tiempo a su educación

Al igual que a los humanos, a los perros les encanta aprender cosas nuevas y se sienten realizados con sus pequeños/grandes logros. Darle a tu amigo cánido la oportunidad de aprender y trabajar a su lado haciendo equipo con tu perro siempre es una experiencia positiva para los dos. Si no sabes cómo empezar o quisieras asesoría profesional, recuerda que cuentas con Dog Dog para ayudarte en este camino, conoce nuestros talleres y eventos para empezar a invertir tiempo en la educación de tu mejor amigo peludo.

¡El equipo de Dog Dog te desea un maravilloso inicio de año!

Compartir: