Compartir:

A lo largo de nuestra experiencia como especialistas en el cuidado y educación de perros, nos hemos encontrado con distintos humanos que nos han hecho curiosas observaciones sobre lo que ellos consideran una verdad sobre sus perros.

Algunas de ellas distan mucho de la realidad, otras son interesantes interpretaciones que ellos han hecho al comportamiento de sus perros, y otras tantas son simples mitos. He aquí los 10 mitos y realidades populares sobre la conducta canina .

Mito: La mejorar edad para entrenar a un perro es entre los 6-12 meses

Realidad: Los perros poseen una característica natural conocida como Neotenia.El perro permanece en un estado de semi-juventud toda la vida, no llega a ser un adulto completo nunca, esto es debido a la domesticación. Lo anterior permite que el perro sea adiestrable toda su vida. Mejor aún es si lo entrenas desde que es un cachorrito cuando todavía no tiene conductas mal aprendidas y es mejor enseñarle todo lo que sí debe hacer en vez de tener que corregirle todo lo que no queremos que siga haciendo.

Mito:  Gritar para callarlos

Realidad: La gente que les grita a sus perros y peor aún, les gritan por su nombre, no obtendrán el silencio de su perro. Al contrario generarán mayor excitación y al mismo tiempo están dando al perro lo que busca al ladrar: atención. Si quieres evitar que te ladre o chille, déjalo que durante unos tres días lo haga hasta que se agote de no obtener tu atención. Aprenderá que esta no es manera de atraer la misma, y por el contrario, cuando esté en silencio llámalo, déjalo pasar para estar contigo, o cualquier otra acción que sepas lo reconfortará.

Mito: Regañar por orinar para educar

Realidad: Orinar es un instinto natural. Si tu regañas a tu perro cuando él hace esto en un lugar incorrecto, podrías provocar una asociación de la acción de orinar a tu regaño, lo que podría derivar en un perro con micciones espontáneas cada que lo regañas o llamas su atención. Si ves a tu perro orinando, no te enojes y tómalo o llévalo con neutralidad hasta dirigirlo al lugar en el que sí debe hacer del baño. Al contrario tampoco lo felicites, orinar no es un halago, solo lo estás llevando al lugar correcto.

Mito: Hacernos para atrás cuando se nos acerca un perro lo alejará

Realidad: Si tu perro te roba espacio haciéndose hacia el frente, te brinca o se acerca a los extraños de manera invasiva, no alimentes su conducta echando tu cuerpo hacia atrás. Esta acción de echarte hacia atrás comunica en lenguaje canino una invitación para que el perro siga invadiendo tu espacio. Al contrario róbale espacio caminando hacia él o empujándolo con tu cuerpo. Otra opción es quedarte quieto y no permitir que te siga robando espacio.

Mito:  Algunas razas de perro son las más agresivas por naturaleza.

Realidad: Incontables son las veces que la gente ha hecho referencia a razas como el pit bull, bull terrier, rottweiler, pastor alemán, entre otros, como perros agresivos por naturaleza. Aunque fueron razas hechas con un propósito, éste no fue el de ser agresivas, al contrario, la agresividad es una conducta que se genera a través de la mala educación o adiestramiento especializado del perro, y puede darse en cualquier raza.  Por otro lado, hay razas como el golden retriever, el cooker spaniel, el pomerania, entre otros que genéticamente han demostrado un problema conocido como agresividad compulsiva la cual no es curable, solo puede controlarse médica y terapéuticamente en algunos casos. Ésta, si tu perro llegara a tenerla, comienza a manifestarse entre los 9 y 18 meses de edad. Consulta a un rehabilitador de conductas caninas para saber más sobre este tema.

Mito: La kennel es un elemento cruel que reprime la libertad del perro

Al lobo y los primeros perros de la prehistoria les gustaba refugiarse en madrigueras o cuevas pequeñas para evitar la exposición a especies más grandes o para calentarse. La kennel, además de permitir la facilidad de transportación de tu perro en aeropuertos, el auto u otros medios, es un excelente instrumento para educar los esfínteres de tu perro, así como para lugar de guarda del mismo. Es el mejor método para enseñar al perro la orden “a tu lugar” y para guardarlo cuando recibes visitas a las que les podría incomodar su estancia o que a tu perro incluso podrían alterarlo por sus miedos o instintos de protección. El uso correcto es que siempre que metas a tu perro, debes sacarlo directamente a la calle a tomar un paseo y que haga sus necesidades y no debe ser por periodos prolongados. Consulta a un experto de DogDog para saber cómo utilizar adecuadamente la kennel.

Mito: Si mi perro se escapa debo ir detrás de él

Realidad: El que tu perro se escape es un señal de algo: prefiere cualquier otra cosa que estar contigo. Así que si tu perro es escapista comienza por reflexionar qué tipo de relación tienes con él. Acude con un especialista que te ayude a entrenarlo con el comando “ven” y sobre todo a generar una mejor relación para evitar este problema que podría poner en riesgo su vida. Si tu perro se llega a escapar por algún evento especial no vayas tras de él, llámalo ya sea agachándote o yéndote hacia el lado contrario para que él por instinto natural se sienta descobijado y entonces busque regresar. Si tu vas tras de él el mensaje que le darías sería “muy bien, vamos tras de aquello que buscas, yo te acompaño”.

Mito: no todos los ladridos o gruñidos son para atacar

Realidad: Son innumerables las veces que nos ha tocado ver gente estresada porque sus perros gruñen o ladran al jugar, o cuando perros extraños ladran o gruñen frente a otras situaciones. Existen más de 30 tipos de ladridos y gruñidos para comunicar diferentes mensajes entre los perros. El más común se da en los parques caninos, si los perros están moviendo la cola y tienen su mandíbula y orejas relajadas, déjalos, sólo están jugando y explorando sus instintos caninos.

Mito: Un jardín gigante para que mi perro sea feliz

Realidad: Los perros son gregarios (les gusta andar en manadas) por naturaleza. Considera que si ese gran jardín, no viene acompañado de otros perros o de tu familia, entonces tu perro será realmente infeliz. Departamentos, lofts, casas, mansiones, no importan para él. Lo que realmente le interesa es la compañía y la satisfacción de sus instintos naturales.

Si deseas saber más sobre los mitos y realidades de los perros, ponte en contacto con nosotros para pedir informes sobre el servicio de Asesorías de Educación Canina, a través del cual aprenderás el lenguaje canino y técnicas para así educar a tu perro con métodos más aptos para su naturaleza.

Compartir: